Reparación de grietas y Fisuras

Causas:

– Movimientos de tierra

– Dilatación y retracción de materiales

grietas

Disponemos de las técnicas y de los productos más adecuados y eficaces para la reparación de grietas restaurando y protegiendo los diferentes materiales degradados, proporcionando un inmejorable acabado estético. 

Nuestros expertos le asesorarán sobre el mejor tratamiento para ofrecerle una solución duradera y de la mejor calidad. Solicite diagnóstico gratuito y le informaremos sin ningún compromiso.

Las grietas y las fisuras pueden aparecer en cualquier momento y lugar: en fachadas, escaleras, tabiques, muros exteriores, etc., y con diversa orientación: vertical, horizontal, diagonal, paralelas, etc. 

Sus causas pueden ser diversas y, en general, pueden aparecer por dilataciones por cambios de temperatura, humedades, mala calidad de los materiales, inadecuada aplicación de revestimientos, errores que se pueden cometer tanto en el proyecto como en la ejecución del mismo, etc. Una de las causas más frecuente es por asentamiento del propio edificio. Hay que tener presente que durante los primeros diez años de la vida de un edificio es bastante normal que aparezcan pequeñas grietas o fisuras en diversas partes del mismo, debidas a su asentamiento en el terreno. 

En cualquier caso, la aparición de grietas o fisuras son indicio de una anomalía y es más que recomendable que un experto, analice la situación para determinar las medidas que hay que tomar para solucionar el problema.

grietas

No siempre deben alarmarnos estas “heridas” en la pared. Las fisuras, por ejemplo, se materializan como una pequeña raja que aparece en los materiales de revestimiento de fachadas, paredes y tabiques, como son el cemento, el yeso o la pintura. Su anchura es mínima, como una venilla o un hilo, y aparecen, generalmente, por un mal enfoscado, por tender con yeso muerto, por defectos en la aplicación de la pintura, etc. Son defectos por mala práctica al igual que las panzas, desplomes, desniveles, cejas, abombamientos y otros. Se trata de un daño superficial de la pared. No son preocupantes para la estabilidad de la estructura. Pero suponen un daño al atractivo del hogar, negocio o comunidad y conviene tratarlas para restaurar la armonía estética.

Sin embargo, una grieta es algo más serio. Aunque son más corrientes en viviendas antiguas, cada vez más a menudo las vemos en nuevas construcciones, y se pueden deber a varias causas muy diferentes que vemos más adelante.

Algo que debemos tener en cuenta es que en viviendas con menos de 10 años desde su construcción, es el propio seguro decenal de la constructora el que debe hacerse cargo de la reparación, siempre y cuando se verifique que se trata de un daño estructural.

Desde el punto de vista técnico, una grieta es un alivio ante la tensión de dos áreas de construcción que están siendo sometidas a un movimiento.

grieta
grietas

Se trata de una abertura profunda que aparece en un muro y que llega a atravesar todo el espesor del mismo. Pueden generarla, además de las causas antes mencionadas, las vibraciones del suelo, movimientos de tierras, etc.  Se trata de un daño en la estructura.

 Aunque no es una forma oficial de distinguir entre fisura y grieta, podríamos decir que las primeras son aquellas que no rebasan los 0,5 milímetros de grosor, mientras que una grieta excede el medio centímetro.

Las grietas que más deben preocuparnos y que nos obligarían a tomar medidas con urgencia, serían aquellas que se cruzan; aquellas por las que se pueda introducir un lápiz; las que atraviesen totalmente el muro; las que tienen orientación diagonal respecto al suelo y con forma de escalera. Estas, son las conocidas como grietas de riesgo y suponen un serio peligro para las personas que transiten cerca de dicha estructura, más aún si se trata del propio domicilio o lugar de trabajo.

grietas y fisuras

Nuestros expertos, están debidamente cualificados y tienen la necesaria experiencia para efectuar un diagnóstico preciso del problema teniendo en cuenta medidas de calibración, dilatación, los pesos y materiales de las estructuras y demás componentes de la edificación, para determinar el alcance que pueda tener el problema y adoptar las medidas adecuadas para una eficaz solución, que la mayoría de las veces es menos aparatosa y más económica de lo que inicialmente pensamos, en función del tipo de grieta.

Una primera clasificación, muy elemental y simplificando mucho, puede ser la siguiente:

  • Grietas en la pintura: son superficiales. Pueden deberse a una mala aplicación por parte del pintor, a un defecto en la calidad de la pintura, a un problema de humedad o temperatura… pero solo presentan un conflicto estético, y no suponen un peligro serio. 
    Nuestros expertos, tras diagnosticar el problema de forma gratuita, pueden también encargarse de la solución de este tipo de daños menores aplicando un procedimiento similar al que sigue:
  1. Con una espátula abrir un poco más la grieta, para quitar la pintura hueca.
  2. Se debe emplastecer ese espacio.
  3. Colocar una venda (malla elástica) y volver a emplastecer hasta que deje de ser visible la venda.
  4. Dejar secar y lijar.
  5. Por último, volver a pintar consiguiendo un acabado altamente estético.
  • Grietas en la mampostería: cuando afectan a la mampostería y al techo, tenemos que empezar a preocuparnos, porque se trata de fracturas más profundas e indican que algo no va bien. Nuestros profesionales supervisarán el problema y le orientarán con las opciones disponibles para reparar la grieta de forma de forma definitiva, eliminando el problema.
  • Grietas en la estructura: si ves que hay dañadas partes tan críticas como una columna, una viga o una losa, también han de ser revisadas por un experto
reparar grieta

Sea como sea, si hayamos grietas en la pared de nuestro hogar puede ser conveniente ponerse en contacto con el presidente de la comunidad y con los vecinos más cercanos, para comprobar si se trata de un caso aislado o, por el contrario, se está produciendo también en otras viviendas. Normalmente, las grietas, al ser un problema en la estructura del edificio, pueden manifestarse en más de un apartamento dentro del mismo bloque de viviendas. 

En ocasiones, el nerviosismo que provoca ver aparecer grietas en la pared hace que se cometan algunos errores. Uno muy frecuente es tratar de taparlas o repararlas con algún tipo de plaste o masilla, cenefa o papel tapiz. Esto no se debe hacer porque perjudica el examen y la valoración posterior por parte de un experto y más allá de la posible mejora estética, no previene los graves riesgos que puedan surgir grietas derivadas de un problema estructural. Por tanto, conviene no actuar sobre los defectos aparecidos en la pared hasta que haya sido comprobado y diagnosticado por un profesional.

Lo que sí se debe hacer, es observar su formación y evolución. Por ejemplo, su recorrido, si va en diagonal, vertical u horizontal; su dibujo, si es una línea continua o escalonada y si es una sola o varias, más o menos paralelas; si sus extremos son visibles y tienen aspecto de ser recientes; si sus bordes están bien definidos o desgastados; si su interior está limpio o hay material disgregado y suciedad. Se pueden tomar fotos de las grietas y fisuras como parte de un seguimiento, apuntando las fechas, longitud, grosor y las posibles causas si se sospechase de alguna (un temblor, obras cercanas, paso de metro cerca de nuestro edificio, cambio de temperatura entre estaciones, etc.).

Con todo, no hay que olvidar que ante grietas de riesgo, es muy importante actuar con rapidez y contactarnos lo antes posible, principalmente con las grietas en muros de carga, de hormigón, o en pilares. Es un asunto mucho más grave y complejo para el que se requiere la atención inmediata de expertos.

Con nuestra experiencia y nuestras técnicas avanzadas en tratamientos estructurales podemos convertir su casa en un hogar seguro y confortable.

Llame ahora

900 834 958

Diagnóstico gratuito 900 834 958